04 julio 2013

METODO TOMATIS - Mozart: músico y “terapeuta”


El Dr. Tomatis  (1920-2001) era otorrinolaringólogo y se había interesado mucho en la física. 

Su padre, Humbert Tomatis era cantante profesional en la ópera de París.

Tomatis conjugaba su pasión por la música y el canto heredados de su familia y su práctica clínica. Estaba muy interesado en las relaciones entre el oído y la voz a nivel clínico. 

Atendió a muchos cantantes amigos de su padre que debido a la cantidad de horas por día que dedicaban a practicar su canto, acababan perdiendo su propia voz debido a que acababan afectando su oído. Inventó un aparato denominado oído electrónico, que permitió a estos cantantes, sacar de si sus mejores posibilidades tanto a nivel de escucha como a nivel vocal.

Él consiguió que recuperasen las frecuencias perdidas de la escucha y curiosamente al lograrlo, recuperaron sus voces con todo el potencial que estas tenían. A partir de ahí afirmó rotundamente, porque lo demostraba con su trabajo cada día, que las personas cantamos más con el oído, que con la laringe.

Inventó una nueva disciplina: La Audio-Psico-Fonología y sintetizó sus descubrimientos en los tres  principios que le reconocieron en la Academia de Medicina y de las Ciencias de París en 1957, con el nombre de Efecto Tomatis, y que se resumían en:
            
- La voz, no contiene lo que el oído no escucha.
- Si modificamos la audición, la voz es inmediatamente e inconscientemente modificada
- Es posible transformar duraderamente la fonación por una estimulación aplicada durante un cierto tiempo, Ley de remanencia.

De estas leyes se deduce que cuando uno modifica la escucha de la persona uno modifica su voz, su lenguaje - el efecto se sitúa tanto a nivel de ritmo y de timbre, como de fluidez verbal.

La Terapia de Escucha Tomatis Audio-Psico-Fonología (APF) entrena el sistema fisiológico y neurológico de la persona a través de la escucha de una música específicamente procesada y filtrada, de la voz de la madre o de su propia voz. Este entrenamiento está basado en el hecho de que el oído es la entrada más sensible al sistema nervioso central (ej. una amplia parte del cerebro, los nervios vestíbulo-coclear, vago y recurrente). Los sonidos procesados están basados mayoritariamente en música de Mozart y cantos Gregorianos.
De entre todos los grandes músicos, ¿por qué Mozart?. 

El hecho de elegir la música de Mozart entre todos los grandes compositores no es un hecho aleatorio. Tomatis utilizó al principio de sus investigaciones la música más diversa aplicada en numerosos pueblos de Oriente y Occidente, y comprobó que la única que todos admitían era la de este compositor. Así empezó a plantearse la razón de este hecho y a estudiar las características concretas que permitían a esta música influir beneficiosamente en todos sus pacientes.

Para el Dr. Tomatis, el canto gregoriano dinamiza y facilita el encuentro de la persona con su yo íntimo. La razón es que esta música posee un ritmo compatible con los latidos del corazón y la respiración de una persona en estado de reposo. Además produce una elevada carga de energía cortical dado su alto contenido de frecuencias altas. 

Las tres funciones principales del oído son:

- FUNCIÓN DE ESCUCHA.
- FUNCIÓN DE EQUILIBRIO.
- FUNCIÓN ENERGÉTICA.


LA VOZ Y LA MÚSICA.

Recordemos que al principio de sus investigaciones, el doctor Alfred A. Tomatis descubrió y enunció la siguiente ley: “La voz no contiene más que aquello que el oído es capaz de analizar”. De ello se deduce que una mala escucha generará problemas en la voz y podrá dificultar el acceso a un instrumento de música.

Una cualidad que invariablemente destaca en los músicos es que perciben mejor las frecuencias agudas que las graves. Los tests de escucha presentan una curva más o menos ascendente entre los 125 y 4000 Hz. o incluso 6000 Hz. para recaer ligeramente en la zona más aguda.

Por otra parte, es esencial la lateralización auditiva porque usar el oído derecho como oído rector favorece la eficacia del control audiovocal y permite óptimos resultados en el análisis fino del sonido y sus cualidades.

De este campo de aplicación de la Terapia de la Escucha se pueden beneficiar especialmente aquellas personas que deseen optimizar sus dones naturales.

A los artistas del canto y los músicos les permitirá un mejor control audiovocal y mejorar el ritmo y el timbre.

A los artistas del teatro y de la danza verán como su psicomotricidad y su expresión corporal se ve favorecida.

Todas las personas del mundo de las relaciones humanas o aquellas cuyas profesiones necesiten de un buen uso de la palabra y de la comunicación oral.

A través de la Terapia de la Escucha se mejora

- La calidad del timbre y el ritmo y la afinación así como la postura y la respiración.
- La vocalización y el control vocal.
- La toma de conciencia corporal en el diálogo con un instrumento.
- El potencial creativo.

OTRAS AREAS DE INTERVENCION:

Problemas en el desarrollo del lenguaje (niños y adultos).
Problemas de atención.
Problema de psicomotricidad y posturales.
Intervenciones con niños autistas, parálisis cerebral, problemas conductuales, personas mayores

Enlaces de interés:


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada